Nosotros


En Abril de 2009 ROSES ARE ROSES abrio su primera tienda.

Sin embargo la historia de ROSES ARE ROSES comenzo mucho tiempo antes...

Lo primero que recuerdo de mi infancia son los aromas. Rosas y azahares en el jardín de la casa de mis abuelos, latas llenas de hebras de té, bolsitas de lavanda entre la ropa blanca. En seguida aparecen los sabores: scons, mermelada de naranjas amargas, torta de frutas. El té en mi familia siempre era una ceremonia. Los domingos a la tarde, todos nos juntabamos alrededor de una mesa enorme a tomar el té en tazas de porcelana, servido por mi abuela, mientras mi abuelo recordaba su infancia en Londres, la llegada a Buenos Aires y los primeros años en Argentina.
 

Bernardo, Mitch, o Pepé, como le decíamos nosotros, viajó con su familia escapando de la Primera Guerra. Remaba con su equipo en el Tigre, y conoció a mi abuela Paulette(una francesa que llego desde Marsella), en el medio de una sudestada, cuando la llevó al clubhouse en brazos para que no se mojara los zapatos. Ocho meses después, se casaron. 

Su casa era uno de mis lugares preferidos, con un jardín que me parecía enorme, donde jugábamos a las escondidas y al croquet. Me encantaba quedarme los sábados a la noche con ellos, mi abuela nos enseñaba nursery rhymes, ring-a-ring o' roses, y row, row row your boat, que después le cantábamos, muertas de risa, a Pepé. 

Más adelante, mi abuela me enseñó mis primeras notas en el piano, me leyó a Coleridge y a Wilde, me dio consejos que todavía sigo: mantel en la mesa hasta para desayunar, flores frescas en la casa, crema en las manos antes de dormir, el té nunca más de tres minutos en la taza.

Una cucharada por persona "y una para la tetera", una nube de leche fría, la taza con cuidado, el té, no demasiado dulce, calmando la sed de toda una tarde pasada jugando al sol mientras trataba de conseguir mis propios perfumes mezclando jazmines, rosas y violetas creyendome una verdadera alquimista. 
>Ya pasada mi infancia, estudie biologia y conoci algunos secretos de la quimica en los laboratorios de la universidad. Formulas y concentrados fueron parte de mi lenguaje por esos años. Poco después y casi como jugando me deje tentar por el mundo de la moda y la estetica. Asi fue como llegaron mis tiempos de refinamiento y elegancia. Mas tarde disfrute del arte de la interpretación como una manera de transmitir las emociones.

Pero un dia, mi memoria,mis recuerdos,mis conocimientos,mis emociones y mis ilusiones se encontraron como un destino inevitable y se pusieron de acuerdo . Perfectamente alineados se presentaron dentro mio con un nombre: Roses are Roses.

Roses are Roses es una manera de recuperar los aromas, sabores y sonidos de mi infancia. Las ceremonias simples pero esenciales, como el five o' clock tea, la ropa con el perfume lejano del popurrí de rosas,las mañanas con azahares,los veranos con jazmines,la alegria en familia.

 

- Andrea